Suscríbete
La portada muestra una mano introduciendo una papeleta en una urna, como en unas elecciones democráticas. Bajo la imagen, el título del dosier: "DEMOCRACIAS. Grietas y rutas de una idea irrenunciable, por Carmen Madorrán". El fondo es de un azul verdoso, de textura como si fuera una moqueta. La "urna" es una construcción de tablas de colores azul oscuro, amarillo y rojo. Hay personas a su alrededor, entre las tablas y empujando las tablas, construyendo la urna y caminando sobre ella. La mano que introduce la papeleta es de color negro, con una manga blanca.

·

NÚMERO 9

Dosier

Democracias

Grietas y rutas de una idea irrenunciable

Max Scheler

«Los daños sufridos te deforman, te transforman, te pueden llegar a partir en dos, pero quién dice que no se pueda intentar convertir eso en algo beneficioso para todos y también para uno mismo?». En esta ocasión no solo la ilustración, sino también esas palabras de Ana Yael iluminan esta exploración por los meandros del resentimiento. @ Ana Yael

F+ Otro resentimiento es posible

PorPilar Gómez Rodríguez29 de abril de 2024
Tuvieron que pasar muchos siglos hasta que la filosofía sacó partido filosófico al resentimiento. Max Scheler sentó sus bases, Nietzsche añadió contenido moral, Jean Améry lo clavó a la historia de la filosofía con un ensayo canónico y Wendy Brown trae sus últimas noticias. Alrededor del resentimiento alternan conceptos actuales como escucha, visibilidad o resarcimiento y eternos como justicia, memoria o perdón. Lo revisamos en compañía del profesor Antonio Gómez Ramos, coautor (junto con Carlos Thiebaut) de «Las razones de la amargura».