Suscríbete

F+ «El proceso»: el laberinto sin fin del poder y el Estado

Franz Kafka empezó la redacción de «El proceso» en agosto de 1914, apenas unos días más tarde del comienzo de la Primera Guerra Mundial. Se publicó póstumamente, en 1925, y a lo largo de los años siguientes se convirtió en una de las novelas contemporáneas más discutidas. Si bien no es propiamente un texto filosófico, forma parte de una tendencia literaria del siglo XX, presente especialmente en Europa, de introducir reflexiones filosófico-políticas en la literatura, que tiene como exponente la literatura existencialista de autores como Camus o Sartre.

2 comentarios

«El proceso» de Kafka es la precursora de las novelas existencialistas y supuso el pistoletazo de salida del pensamiento en torno al absurdo. Imagen deOpenClipart-Vectors de pixabay, licencia Creative Commons.

«El proceso» de Kafka es la precursora de las novelas existencialistas y supuso el pistoletazo de salida del pensamiento en torno al absurdo. Imagen deOpenClipart-Vectors de pixabay, licencia Creative Commons.

2 comentarios

«Malogrado el final de un capítulo. Otro capítulo, de inicio muy bonito, a buen seguro, o mejor dicho, de ninguna forma lo podré continuar igual de bonito, mientras que aquella noche lo habría conseguido con toda seguridad. Pero no debo abandonarme, estoy completamente solo».
Diarios de Franz Kafka
Entrada del 29 de agosto de 1914

Los diez capítulos de El proceso son diez secuencias a través de las cuales se despliega una sensación de angustia. Con una escritura fragmentaria, incoherente y discontinua encontramos una de las novelas más importantes de la literatura del siglo XX y una de las inspiraciones de la posterior novela existencialista.

Disfruta de nuestros contenidos al 100%.
No te quedes con las ganas de ver, leer y escuchar…

Filosofía&Co.A partir de 1,21€ al mes


Otros artículos que te pueden interesar

2 respuestas

  1. Avatar de hernandoaristizabal3
    hernandoaristizabal3

    Me surge una inquietud desde mi crasa ignorancia al respecto. Cómo pudo reflejar Kafka en El Proceso, el aparato stalinista, que empieza a fraguarse, pienso yo, al acceder el dictador a la Secretaría general del Comité Central del Partido Comunista de La Unión Soviética en 1922.

    1. Avatar de Irene Gómez-Olano
      Irene Gómez-Olano

      ¡Hola! Gracias por tu comentario.

      Como pensador antiautoritario, Kafka reflejó y criticó en sus obras los elementos burocráticos y autoritarios que no alcanzarían su máximo esplendor hasta los años 30 del siglo XX en el caso de la Unión Soviética estalinizada. Es uno de los motivos por los que se le leyó con mucho interés en esta época, incluso fallecido ya el autor, como refleja Kundera en el texto referenciado en el artículo. Pero estos elementos no eran solo fruto del estalinismo, sino que también formaban parte de un capitalismo deshumanizador que introducía al sujeto en un «proceso» enorme. Ese capitalismo no había empezado en 1917, sino mucho antes. Por este motivo, hoy sus imágenes de la oficina, lo burocrático y los trámites nos resultan tan sugerentes, porque forman parte de nuestra vida cotidiana. Supo anticipar (tal vez sin querer) todo un imaginario que hoy compartimos en numerosos países del mundo.

      Otro elemento a tener en cuenta es que el autor comienza la obra en 1914, pero no la acaba hasta años más tarde. De hecho, se publicó póstumamente.

      Espero que haya servido para desambiguar y que el artículo resultara de tu interés.
      Saludos.

Deja un comentario

AMOR & FILOSOFÍA
Un ensayo para pensar un amor que nos haga más libres
Pensar un amor que nos haga más libres