Suscríbete

F+ Las mujeres en la filosofía (Parte 1)

1 comentario

Platón y Aristóteles ocupaban los posiciones centrales de la "Escuela de Atenas", de Rafael. ¿Qué hubiera pasado si mujeres como Hipatia, Olympe de Gouge, Marie de Gournay o Rosa Luxemburgo hubieran tomado las riendas de la filosofía?

Platón y Aristóteles ocupaban los posiciones centrales de la "Escuela de Atenas", de Rafael. ¿Qué hubiera pasado si mujeres como Hipatia, Olympe de Gouge, Marie de Gournay o Rosa Luxemburgo hubieran tomado las riendas de la filosofía?

1 comentario

La historia de la filosofía está repleta de egregias figuras femeninas que, sin embargo, han pasado desapercibidas. ¿Cuáles son las razones que han conducido a que los manuales tradicionales omitan, en muchos casos, los nombres de estas importantes e irrepetibles mujeres pensadoras?

Por Carlos Javier González Serrano

Marie Le Jars de Gournay (1565-1645), mujer culta y ampliamente respetada en su tiempo (aunque más tarde fuera olvidada), gran seguidora de los escritos de Montaigne, aseguraba en su obra Sobre la igualdad de hombres y mujeres que «estrictamente hablando, el ser humano no es ni masculino ni femenino: los sexos distintos no están ahí para establecer y señalar una diferencia, sino que sirven solamente para la reproducción. La única característica esencial radica en el alma dotada de inteligencia». Marie decidió permanecer soltera y, producto de su gran cultura y tesón para el estudio, fue artífice de uno de los salones franceses más eminentes en el que se reunían intelectuales de diverso calado donde se hablaba sobre literatura, política o filosofía. El mismísimo cardenal Richelieu fue un confeso admirador de Marie.

Marie de Gournay (1565-1645) fue escritora, traductora y poeta. Admiradora de Montaigne, cuando este la conoció pasó se convirtió a su vez en admirador de Madame de Gournay.
Marie de Gournay (1565-1645) fue escritora, traductora y poeta. Admiradora de Montaigne, cuando este la conoció, se convirtió a su vez en admirador de Madame de Gournay. Foto: archivo fotográfico austriaco.

Apoyándose en algunas tesis del mencionado Montaigne (que llegó a tratar a nuestra protagonista como a una «hija adoptiva espiritual»), De Gournay centró su pensamiento en la reflexión sobre la muerte y en la necesidad de imprimir un sentido a nuestra vida. Pero, sobre todo, puso sobre el tapete la cuestión del género, al afirmar que si bien hombre y mujer se diferencian físicamente, en su interior, sin embargo, albergan una característica idéntica: poseen un alma. Y es que no dudó en denunciar que si las mujeres no alcanzaban puestos más destacados en el panorama cultural de la Francia que le tocó en suerte vivir, era debido a la carencia de posibilidades para formarse. Por esta razón nunca dejó de animar a sus amigas y conocidas, a través de sus libros y en las reuniones que ella misma organizaba, a adquirir el aprendizaje necesario para situarse al mismo nivel intelectual que los hombres para, con el tiempo, demostrar la igualdad de los sexos a este respecto. En un breve texto, titulado Quejas de las mujeres, harta de las falsas acusaciones que sobre ella se cernían (brujería, prostitución, demencia, «vieja solterona», etc.) llegó a escribir que «más de uno dice treinta tonterías y todavía triunfa, por su barba o por el orgullo de sus supuestas capacidades».

Condenadas a ser y existir en un mundo construido por el varón

Como explica el profesor mexicano Marco Arturo Toscano Medina, cuando la historia de la filosofía se ha hecho cargo de la mujer (aunque haya sido colateral y parcialmente), «da la impresión que se ocupa de una realidad que no es completamente humana». Si tenemos en cuenta que la filosofía responde a la universal y perentoria necesidad humana de dar solución a los grandes interrogantes de la existencia, es difícil entender cómo hay quien ha intentado hacer de esta disciplina un campo destinado exclusivamente a los hombres. El problema es que, cada vez que las mujeres han intentado hacerse un hueco en la filosofía, prosigue Toscano Medina, han sido «condenadas a ser y existir en un mundo construido por el varón», por lo que escapar de los fuertes prejuicios arraigados en la sociedad en cuestión ha supuesto un esfuerzo en ocasiones insuperable.

Disfruta de nuestros contenidos al 100%.
No te quedes con las ganas de ver, leer y escuchar…

Filosofía&Co.A partir de 1,21€ al mes


Otros artículos que te pueden interesar

Una respuesta

  1. Avatar de Candida Margarita Chim Keb
    Candida Margarita Chim Keb

    Muy interesante, es bueno saber la existencia de estos vías de comunicación, y conocer estas investigaciones. Gracias.

Deja un comentario

AMOR & FILOSOFÍA
Un ensayo para pensar un amor que nos haga más libres
Pensar un amor que nos haga más libres