Daniel Innerarity

foto Daniel_Innerarity

¿Cuál es el principal reto de la filosofía, o sus principales retos, en estos tiempos de zozobra, inseguridad e incertidumbre en todo el mundo?

Filosofía & co. - Filosof@

Daniel Innerarity. Filósofo español

Daniel Innerarity es catedrático de Filosofía política e investigador en la Universidad del País Vasco (España).

Filosofía & co. - Flecha

«Sólo tenemos la certeza de que somos mortales, pero no sabemos cómo ni cuándo se verificará esa condición. La vida nos depara sorpresas que la hacen interesante y peligrosa al mismo tiempo. La incertidumbre forma parte de la vida humana. Estamos atravesando una época histórica de gran volatilidad. Cambios discontinuos caracterizan nuestra época hasta unos niveles incomparables con otros momentos de la historia por muy agitados que parecieran a sus protagonistas.

¿De dónde procede tanta incertidumbre? De nuestra dificultad de entender y gestionar la complejidad. Vivimos en un mundo en el que aumenta la complejidad y la densidad de las interacciones; las estructuras sociales adquieren cada vez más la forma de redes horizontales; el exceso de información no puede ser completamente procesado por nuestros instrumentos de análisis; la identidad personal es más discontinua y compuesta.

Si la sociedad contemporánea nos golpea con tantas situaciones no previstas o desmiente tan frecuentemente nuestras previsiones es porque hay una dimensión de intransparencia inevitable en los sistemas sociales. Estas propiedades del mundo en el que vivimos nos obligan a revisar nuestra relación con el conocimiento y, sobre todo, a preguntarnos qué podemos hacer con el desconocimiento. Nos caracterizamos como ‘sociedad del conocimiento’, pero eso no significa que sepamos mucho, sino que somos una sociedad que es cada vez más consciente de su no-saber y que progresa aprendiendo a gestionar el desconocimiento en sus diversas manifestaciones: inseguridad, verosimilitud, riesgo e incertidumbre.

«Las propiedades del mundo en el que vivimos nos obligan a revisar nuestra relación con el conocimiento y, sobre todo, a preguntarnos qué podemos hacer con el desconocimiento»

Hay otro aspecto más dramático de esta ignorancia que tiene que ver con el hecho de que las tareas acometidas incluyen dimensiones desconocidas y parcialmente desconocibles: consecuencias secundarias y efectos no previstos que han de ser gestionados en escenarios de futuro difícilmente anticipables. Un aspecto fundamental de la ignorancia colectiva es la cuestión de la ‘ignorancia sistémica’ cuando nos referimos a riesgos sociales, futuros, a constelaciones de actores, dentro de las cuales demasiados eventos están relacionados con demasiados eventos, de modo que aparecen problemas de inteligibilidad y queda desbordada la capacidad de decisión de los actores individuales.

Sigue siendo importante ampliar los horizontes de expectativa y relevancia de manera que sean divisables los espacios del no-saber que hasta ahora no veíamos, proceder al descubrimiento del ‘desconocimiento que desconocemos’. Pero esta aspiración no debería hacernos caer en la ilusión de creer que el problema del no-saber que se desconoce puede resolverse de un modo tradicional, es decir, disolviéndolo completamente en virtud de más y mejor saber. Incluso allí donde se ha reconocido expresamente la relevancia del no-saber desconocido sigue sin saberse lo que no se sabe y si hay algo decisivo que no se sabe. Las sociedades del conocimiento han de hacerse a la idea de que van a tener que enfrentarse siempre a la cuestión del no-saber desconocido.

¿Cómo podemos protegernos de amenazas frente a las que no se sabe qué hacer? Es en este contexto donde debe ser examinada la eficacia y los límites del recurso a la ciencia para la toma de decisiones políticas. Durante mucho tiempo la sociedad moderna ha confiado en poder adoptar las decisiones políticas y económicas sobre la base de un saber (científico), racional y socialmente legitimado. Los persistentes conflictos sobre riesgo, incertidumbre y no-saber, así como el continuo disenso de los expertos, han demolido tal confianza. En lugar de eso, lo que sabemos es que la ciencia con mucha frecuencia no es suficientemente fiable y consistente como para poder tomar decisiones objetivamente indiscutibles y socialmente legitimables. Las decisiones, entonces, deben remitir no tanto al saber cuanto a una gestión de la ignorancia justificada, racional y legítima.

La gestión de la incertidumbre

La cuestión es si nuestros sistemas de gobierno han desarrollado la capacidad de gestionar esta incertidumbre. Para los políticos resultan más interesantes las pequeñas ganancias en el corto plazo que las grandes de largo plazo vinculadas a oportunidades inciertas. Este comportamiento coincide con una cultura administrativa de control que tolera muy mal la incertidumbre que generan las relaciones de confianza. El mundo político sigue seducido por la idea de control y de ahí procede su especial dificultad para entender y gobernar en estos nuevos contextos.

«Allí donde nuestro conocimiento es incompleto son más necesarias instituciones y procedimientos que favorezcan la reflexión, el debate, la crítica, el consejo independiente, la argumentación razonada y la competición de ideas y visiones»

Este cultivo de la incertidumbre puede resultar un inesperado factor de democratización. Precisamente allí donde nuestro conocimiento es incompleto son más necesarias instituciones y procedimientos que favorezcan la reflexión, el debate, la crítica, el consejo independiente, la argumentación razonada y la competición de ideas y visiones. Nuestras instituciones democráticas no son una exhibición de lo mucho que sabemos, sino un reconocimiento de nuestra ignorancia. La incertidumbre es incómoda, en ocasiones incluso dramática, pero también representa una posibilidad de desarrollar el ingenio, en la vida personal y social, porque enriquece nuestro mundo y nos distancia de la estrechez convencional, quiebra las rutinas y nos recuerda que vivimos abiertos hacia el futuro.

Estamos ante el desafío de aprender a gestionar esas incertidumbres que nunca pueden ser completamente eliminadas y transformarlas en riesgos calculables y en posibilidades de aprendizaje. Las sociedades contemporáneas tienen que desarrollar no sólo la competencia para solucionar problemas, sino también la capacidad de reaccionar adecuadamente ante lo imprevisible. No va a resultar una tarea fácil, pero en cualquier caso podríamos consolarnos considerando que somos una ‘sociedad del desconocimiento’ no tanto porque sepamos poco como porque no sabemos lo suficiente en relación con la dimensión de las empresas que hemos decidido acometer.

Puedes leer las respuestas de otros filósofos y filósofas de España y Latinoamérica aquí.

Dosieres exclusivos, podcasts, libros de regalo, descuentos… Dale un vistazo.

3 COMENTARIOS

  1. Nuestra incapacidad para responder a la incertidumbre que nos golpea cotidianamente depende del tipo de sociedad y gobierno. Desafortunadamente los políticos que gobiernan confían más en los que administran los dineros y si hay una oportunidad para democratizar el país o para obtener recursos que se orienten a aliviar los problemas sociales y carencias; éstos van a dar a los bolsillos y bancos de los dueños del poder y del dinero. La población, la que tiene más acceso a la cultura también tiene diversos interereses que muchas veces. están alejados de mejorar las condiciones para que las mayorías podamos construir alternativas donde impere la reflexión, la crítica, el debate, la argumentación que nos permitan afrontar la incertidumbre de manera creativa.

  2. La interacción de numerosos actores durante la pandemia cabe como ejemplo, confrontan la ciencia, la política y la sociedad civil en un debate de aprendizaje que no tiene conclusiones claras aún y genera cambios de posiciones de acuerdo a la dinámica de las pocas certezas.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre