Suscríbete
La portada muestra una mano introduciendo una papeleta en una urna, como en unas elecciones democráticas. Bajo la imagen, el título del dosier: "DEMOCRACIAS. Grietas y rutas de una idea irrenunciable, por Carmen Madorrán". El fondo es de un azul verdoso, de textura como si fuera una moqueta. La "urna" es una construcción de tablas de colores azul oscuro, amarillo y rojo. Hay personas a su alrededor, entre las tablas y empujando las tablas, construyendo la urna y caminando sobre ella. La mano que introduce la papeleta es de color negro, con una manga blanca.

·

NÚMERO 9

Dosier

Democracias

Grietas y rutas de una idea irrenunciable

F+ Isidoro Reguera: «Lenguaje y pensamiento son la misma cosa»

0 comentarios

Isidoro Reguera es filósofo, traductor, ensayista y lugareño de Malpartida, donde vive (parcialmente): "Se vive bien en el pueblo, sobre todo cuando se vive poco en él, cuando se viaja mucho, el tiempo da más de sí y la psicología lo agradece, la soledad del pueblo es retiro, clausura, melancolía, la de la urbe es aislamiento, abandono, desamparo, incomunicación, tristeza. ¿O no? Eso me parece ahora, que me he convertido en un santón cateto, que roza ya la verdadera sabiduría del no-saber socrático".

Isidoro Reguera es filósofo, traductor, ensayista y lugareño de Malpartida de Cáceres, donde vive básicamente bien. Y lo explica: "Se vive bien en el pueblo, sobre todo cuando se vive poco en él; cuando se viaja mucho, el tiempo da más de sí y la psicología lo agradece. La soledad del pueblo es retiro, clausura, melancolía, la de la urbe es aislamiento, abandono, desamparo, incomunicación, tristeza. ¿O no? Eso me parece ahora, que me he convertido en un santón cateto, que roza ya la verdadera sabiduría del no-saber socrático".

0 comentarios

Respetuoso y fiel con los textos, pero siempre más con él mismo, la versión traductora de Isidoro Reguera reivindica su derecho a picarse con los traducidos, a callar cuando no tiene nada mejor que decir y que sean otros quienes hablen. En eso encuentra sosiego, placer y cierta diversión.
En su versión filosófica… Seguro que la sola expresión ya le causa grima. Porque Reguera reivindica una filosofía y unos autores «con algo que decir a la gente que los compra, los lee y los entiende». Hablamos con él de este tipo de autores, de ese tipo de filosofía y de lo importante: «Del tiempo, el paisaje o la vida…». Ahora se explica por qué es tan larga esta charla. 

Por Pilar G. Rodríguez

En Filosofía&co. nos gustan los traductores. Qué le vamos a hacer… Bueno tampoco es que haya que hacerle algo “más” que pensar en ellos de vez en cuando y en las alegrías que nos dan en forma de libros. A muchas de esas lecturas, de las que nos gustan y que consideramos imprescindibles en nuestra vida o formación, quizá no habríamos llegado de no ser por sus palabras. Les estamos agradecidos por ello, así, en general y a granel. Y muy en particular a los que se enredan con textos filosóficos. Nos hemos fijado en uno de ellos por traductor, por filósofo (no en ese orden) y por establecer con uno de sus traducidos, también filósofo –Peter Sloterdijk, uno de los grandes nombres del pensamiento contemporáneo– una relación que perdura, se matiza y se enriquece a golpe de libro. Hablamos de Isidoro Reguera. Su currículo formal habla de que nació en León, 1947; estudio en Madrid y acabó como catedrático de filosofía en la universidad de Extremadura… Qué triste e injusto resulta este tono cuando quien habita esas líneas posee el dominio y el brío del lenguaje. Anda y que lo explique él… “Me vine a Cáceres de Madrid porque saqué una de las últimas oposiciones (creo que la última de filosofía) a catedrático al antiguo modo centralista, duro, auténtico, oposición literal y de verdad, inacabable. Soy catedrático de pata negra, como se decía. Resulta rancio volver a decirlo ahora, que además a nadie le importa, ni a mí, pero recordar esta chufla me hace verdadera gracia: me recuerda que no soy el producto de esta fábrica de hacer churros en que se ha convertido, con ayuda de la papelera ANECA, la universidad española, endogámica ad nauseam. Sí, jeje, hay que reírse un tanto de la vida y de uno mismo –y de paso de la masterizada Cifuentes–, gastarse ironía de la buena por si acaso te puede la melancolía mala, el humor negro…”.

Disfruta de nuestros contenidos al 100%.
No te quedes con las ganas de ver, leer y escuchar…

Filosofía&Co.A partir de 1,21€ al mes


Otros artículos que te pueden interesar

Deja un comentario

AMOR & FILOSOFÍA
Un ensayo para pensar un amor que nos haga más libres
Pensar un amor que nos haga más libres