Suscríbete

F+ La ética de la bioética

Javier Sádaba

1 comentario

Para ser un experto no basta con ponerse el «pin del bioético», hay que saber y hay que saber mucho y estar al día en concreto de genética, epigenética, neurociencias, Inteligencia Artificial y transhumanismo.

Para ser un experto no basta con ponerse el «pin del bioético», afirma Javier Sádaba, hay que saber –y no poco– y estar al día, en concreto, sobre genética, epigenética, neurociencias, Inteligencia Artificial y transhumanismo.

1 comentario

El título, a primera vista, parece redundante. Se elimina la redundancia si se aclara que puede haber más de una ética y que, en consecuencia, es necesario especificar de qué ética se está hablando. En esta ocasión se trata de cómo llegar, encontrar o recuperar la ética de la bioética.

Por Javier Sádaba, filósofo y experto en bioética

Algunas observaciones previas nos posibilitarán avanzar hasta el final. Estamos ante una mínima parte de la acción humana. Y, por tanto, dentro de una Teoría de la Acción. Lo que sucede es que después del libro La acción humana, del celebre economista von Mises, dicha acción suele ser referida a la economía. A nosotros nos importa, sin embargo, tomarla en toda la extensión. Y su extensión va desde un ser que se supone que actúa libre y responsablemente hasta una meta a la que se llega a través de los medios que considera más apropiados. Ocurre lo mismo que en el terreno teórico, puesto que partimos de un intención para lograr un fin y utilizamos los medios o instrumentos que nos parecen más oportunos. Los humanos no somos –es una pena– como el Dios de la teología medieval que en un acto entendía todo y hacía todo. Las acciones morales que llamamos buenas o malas componen esa parte teórica y práctica activa y que incide en el mundo mejorándolo o empeorándolo. Una vez situado el rango amplio en donde habita la ética se impone hacer una serie de distinciones.

La bioética, una ética aplicada

Digamos antes de nada que la bioética de cuya ética vamos a hablar es lo que se ha dado en llamar una ética aplicada. La expresión no quiere decir que la ética ha cambiado o que nos encontramos ante una nueva ética, sino que se ha desarrollado de manera extraordinaria un campo de la realidad que exige una atenta y concentrada mirada ética. Para lo cual, es obvio, que se ha de tener el mayor conocimiento del campo en cuestión. Si se desconoce qué es y cómo es la epigenética, por ejemplo, mejor dedicarse a otras labores. Ocurre algo parecido con la ética aplicada a los animales dado el conocimiento que hemos adquirido de ellos y los problemas nuevos que plantean. Otra vez hemos de decir que hay que distinguir, por ejemplo, entre un caracol, un cerdo, un bonobó o un neanderthal, y si se desconocen tales diferencias mejor dedicarse a otras labores o entretenimientos.

Una ética aplicada significa que se ha desarrollado de manera extraordinaria un campo de la realidad que exige una atenta y concentrada mirada ética

Disfruta de nuestros contenidos al 100%.
No te quedes con las ganas de ver, leer y escuchar…

Filosofía&Co.A partir de 1,21€ al mes


Otros artículos que te pueden interesar

Una respuesta

  1. Avatar de JOSÉ REPISO MOYANO
    JOSÉ REPISO MOYANO

    En ética nadie tiene derecho ni autoridad ética ni aval de bien a impedir o a tapar una verdad (ésta siendo avalada únicamente por la imparcialidad de lo racional), pero además ni siquiera a debilitarla o ni siquiera a no darle prioridad frente a cualquier otra prioridad humana; así es siempre, para que objetivamente así (sobre la verdad) sea ya posible todo bien, cualquier derecho humano, cualquier decir responsable que se quiera y cualquier esperanza porque sea digna nuestra humanidad. El bien ha de estar bien, sin engaños. Y la desinformación no tiene cabida en ningún bien, ni tampoco una instrumentación del mismo bien para tu éxito personal, de tener poder o político. Sí, la DIGNIDAD es el fruto de todo esto. José Repiso Moyano http://delsentidocritico.blogspot.com/

Deja un comentario

AMOR & FILOSOFÍA
Un ensayo para pensar un amor que nos haga más libres
Pensar un amor que nos haga más libres