Suscríbete

F+ Derecho, Estado y política en Kant y Schmitt

Contenidos-exclusivos Kant y Schmitt

Filosofía & co. - Contenidos

Este artículo ofrece una exposición de los conceptos «derecho», «Estado» y «política» en Immanuel Kant y Carl Schmitt, así como de sus relaciones mutuas. Kant constituye uno de los pilares teóricos de la vertiente de la Modernidad contra la que escribe Schmitt cuando realiza su crítica al formalismo, al normativismo, al legalismo y al liberalismo. Además, Kant es referente polémico de Schmitt a través de la mediación de Kelsen. Tras mostrar sistemáticamente el sentido de estos conceptos en ambos autores, se exploran los cruces entre ellos: en qué medida Schmitt rechaza y en qué medida asume la herencia kantiana. Dicho cruce permite iluminar algunos debates actuales sobre el republicanismo.

Por Clara Ramas San Miguel, Universidad de Zaragoza

La contraposición entre Kant y Schmitt, siendo Kant uno de los puntales de la filosofía política moderna y Schmitt uno de sus más agudos críticos, tiene el rendimiento de ilustrar dos modos de pensar el derecho, el Estado y la política desde presupuestos ontológicos absolutamente contrapuestos; y, consecuentemente, como dos maneras de posicionarse en la Modernidad. Se lee a Schmitt aquí, por lo tanto, siguiendo la línea interpretativa de Jean-François Kervégan, como algo más que un simple jurista o especialista en derecho: su teoría del derecho, al menos de 1919 a 1933, es «la expresión más consciente y radical de la emancipación respecto de la tutela filosófica, en la medida en que esta pueda ser identificada con la de una cierta forma de racionalidad […]». Schmitt sostiene, por tanto, posiciones fuertemente filosóficas.

Kant aparece en varios momentos de la obra de Schmitt como representante de la teoría moderna/liberal del Estado. El punto más conocido de su polémica es el situado en el campo del derecho internacional, a propósito del cosmopolitismo y el concepto de «paz perpetua» en el contexto de la novedad histórica de un orden político globalizado o «Nomos de la Tierra». Sin embargo, también si atendemos a su Teoría del Estado encontramos un posicionamiento crítico, en la medida en que sitúa a Kant en la corriente normativista y liberal, pero también un reconocimiento de Kant como teórico clásico del Estado como unidad suprema de lo político. En este artículo, pues, se confronta la comprensión que cada autor tiene de los conceptos centrales de la Teoría del Estado («derecho», «Estado» y «política») para ofrecer finalmente una panorámica de las confluencias y distancias entre ambos, y tratar de iluminar con ello algunos debates actuales en filosofía política acerca del republicanismo.

Immanuel Kant

Derecho y política

El concepto de derecho de Kant es determinado a partir de sucesivas distinciones. En primer lugar, la distinción crítico-ontológica entre naturaleza y libertad: el ámbito de lo que «es» y el ámbito de lo que «debería ser»; que tienen como resultado, tal y como se dispone en la «Arquitectónica de la razón pura», la metafísica de la naturaleza y la de las costumbres, en las que se lleva a cabo una ontología regional de sendos objetos. En esta segunda se ubicará el Derecho, a partir de una distinción derecho—ética, que distingue entre las acciones de un sujeto consideradas externamente, realizadas por cualesquiera motivaciones, y estas consideradas internamente, según los fundamentos de determinación de su voluntad en la interioridad del sujeto.

Dentro del derecho, hay dos distinciones más. Una tercera: derecho como teoría y como praxis. Dentro del uso práctico de la razón hay teoría o «una práctica en sentido objetivo, un conjunto de leyes incondicionalmente obligatorias según las que debemos actuar» (aquí, «moral») y una praxis, la aplicación o la puesta en ejercicio de esas leyes generales. Y esto, en ambas partes, en la ética y en el derecho: hay una teoría del derecho («doctrina del derecho») y una praxis del derecho («política»). Esta es la definición kantiana de Política: «teoría del derecho aplicada [ausübende, en ejercicio (N. de la A.)]». Se la incluye así, contra los pragmáticos y los realistas, en el eje de la libertad y no en el de la ingeniería social o gestión de las conductas al modo de objetos naturales, por lo que no puede encontrarse en contradicción con la moral como teoría del uso práctico de la razón: es su aplicación en casos particulares. De aquí que Schmitt diga que Kant subordina la política a una «norma ética».

El concepto de derecho de Kant es determinado, en primer lugar, por la distinción crítico-ontológica entre naturaleza y libertad: el ámbito de lo que «es» y el ámbito de lo que «debería ser»

Una cuarta: derecho natural y derecho positivo. Derecho positivo es una legislación externa realmente existente, incluyendo la promulgación del legislador y su aplicación en concreto en los tribunales. Si prescindimos de ambas, aún queda «la ciencia del derecho (Iuris scienctia)», o el conocimiento sistemático del derecho natural (Ius naturae), que contiene «los principios inmutables para toda legislación positiva». El derecho natural es la forma-derecho como tal, la normatividad jurídica en sí, anterior y fundamento de toda legislación empíricamente existente. Pero ¿significa aquí «natural» que es posible encontrar en la naturaleza una inscripción de tipo normativo? ¿Cómo sería posible, si la crítica ha abierto una brecha irrebasable entre la naturaleza y la libertad? Lo que hace Kant es mantener la distinción, pero desplazándola: mantiene la posibilidad de distinguir entre lo que verdaderamente es una ley y lo que no lo es: «… el criterio general para sin más reconocer tanto lo justo como lo injusto (iustum et iniustum)». «Natural» nombra solamente aquello que el derecho es, lo que permite que llamemos derecho a algo. En el lenguaje de la tradición: es el eidos-derecho, la forma-derecho. Y, ¿en qué consiste esa forma-derecho? Concierne a acciones externas, que transcurren en el espacio; se refiere a sujetos situados en un espacio de modo tal que sus acciones repercuten en las de los otros, sujetos que comparten un mundo limitado, que tienen un cuerpo, que ocupan tiempo y espacio, y que por ello ejercen entre sí una acción recíproca («comunidad», que luego especificaremos); se relacionan arbitrios o voluntades entre sí, no deseos; no importa el fin que cada uno busque, solamente si se expresa un arbitrio que repercuta en otro; y solo se pregunta por la forma de la relación externa entre arbitrios, a saber, si es libre y si esa libertad puede unirse con la de los demás. Así, la definición de derecho: «El derecho es el conjunto de condiciones bajo las cuales el arbitrio de uno puede conciliarse con el arbitrio del otro según una ley universal de la libertad».

Disfruta de nuestros contenidos al 100%.
No te quedes con las ganas de ver, leer y escuchar…

Filosofía&Co.A partir de 1,21€ al mes

Amor por el pensamiento
Si eres de las personas a las que les gusta hacerse preguntas, seguramente disfrutarás con este ebook que te regalamos.
¿De qué hablan los filósofos cuando hablan de amor?
- descarga el ebook -
Amor por el pensamiento
Si eres de las personas a las que les gusta hacerse preguntas, seguramente disfrutarás
¿De qué hablan los filósofos cuando hablan de amor?
con este ebook que te regalamos.
- descarga el ebook -