Suscríbete
La portada muestra una mano introduciendo una papeleta en una urna, como en unas elecciones democráticas. Bajo la imagen, el título del dosier: "DEMOCRACIAS. Grietas y rutas de una idea irrenunciable, por Carmen Madorrán". El fondo es de un azul verdoso, de textura como si fuera una moqueta. La "urna" es una construcción de tablas de colores azul oscuro, amarillo y rojo. Hay personas a su alrededor, entre las tablas y empujando las tablas, construyendo la urna y caminando sobre ella. La mano que introduce la papeleta es de color negro, con una manga blanca.

·

NÚMERO 9

Dosier

Democracias

Grietas y rutas de una idea irrenunciable

Dosier — La culpa

F+ La culpa y el sacrificio: una rueda que no para

La culpa y el sacrificio están muy entrelazados en nuestros días. Si no somos sacrificamos por el trabajo, la familia, nuestro amor..., nos sentimos culpables. Y la culpa, a su vez, nos hace querer sacrificarnos, pagar nuestra deuda a cualquier precio con la persona con la que nos sentimos culpables. Indagamos en esta relación para ver cómo salir de esta rueda que no para de retroalimentarse.

0 comentarios

La culpa nos machaca y se alía con el ideal del sacrificio para susurrarnos «venga, una escalera más, un pasito más». Pero, de tanta culpa y sacrificio acabamos las más de las veces al borde del precipicio. Ilustración realizada a partir de CrayonAI (24/05/2024, licencia CC.).

La culpa nos machaca y se alía con el ideal del sacrificio para susurrarnos «venga, una escalera más, un pasito más». Pero, de tanta culpa y sacrificio acabamos las más de las veces al borde del precipicio. Ilustración realizada a partir de CrayonAI (24/05/2024, licencia CC.).

0 comentarios

Vivir para el sacrificio

No hace falta ser fan del pensador rumano Emil Cioran para reconocer la originalidad de parte de su pensamiento. Su lectura del mito del pecado original no es una excepción. Cioran no cree, a diferencia de San Agustín, que la expulsión del jardín del Edén se debiera a nuestro afán de saber, a nuestras ganas de abalanzarnos hacia lo desconocido, al empeño incontenible de nuestra curiosidad.

Tampoco se alinea con la interpretación romántica de John Milton en El paraíso perdido. El poeta inglés sostiene la idea de que al comer la manzana prohibida jamás quisimos rivalizar con Dios, sino más bien dejarnos llevar allí donde el deseo nos condujera, aunque eso mismo significase abandonar el paraíso.

A pesar de lo atractivo y peligroso que pueda llegar a ser el deseo, Cioran descarta que fuésemos desterrados porque quisiésemos ser nosotros mismos. No fue el triunfo de la libertad lo que empujó a Adán y Eva a buscar una felicidad que pudieran considerar realmente suya. En realidad, fue algo muy distinto. En su libro La caída del tiempo, dice:

Disfruta de nuestros contenidos al 100%.
No te quedes con las ganas de ver, leer y escuchar…

Filosofía&Co.A partir de 1,21€ al mes


Deja un comentario