Suscríbete
La portada muestra una mano introduciendo una papeleta en una urna, como en unas elecciones democráticas. Bajo la imagen, el título del dosier: "DEMOCRACIAS. Grietas y rutas de una idea irrenunciable, por Carmen Madorrán". El fondo es de un azul verdoso, de textura como si fuera una moqueta. La "urna" es una construcción de tablas de colores azul oscuro, amarillo y rojo. Hay personas a su alrededor, entre las tablas y empujando las tablas, construyendo la urna y caminando sobre ella. La mano que introduce la papeleta es de color negro, con una manga blanca.

·

NÚMERO 9

Dosier

Democracias

Grietas y rutas de una idea irrenunciable

Viktor Frankl y lo efímero de la existencia

El psicólogo Viktor Frankl pasó por un campo de concentración nazi y se hizo mundialmente conocido a través de su libro «El hombre en busca de sentido» y por fundar la corriente de la logoterapia. Se ha publicado una conferencia dictada antes de su muerte bajo el título «Asumir lo efímero de la existencia», un libro en el que el autor nos introduce en el problema filosófico de la muerte y en las implicaciones que ese problema tiene en nuestras vidas.

12 comentarios

La existencia de las flores es siempre efímera, caduca, pero eso no quiere decir que carezca de sentido o que sea ajena a la belleza de la vida. De hecho, todo lo contrario. Imagen de Myriams-Fotos en Pixabay.

La existencia de las flores es siempre efímera, caduca, pero eso no quiere decir que carezca de sentido o que sea ajena a la belleza de la vida; todo lo contrario. Imagen a partir de una foto de Myriams-Fotos en Pixabay.

12 comentarios

Pocos caminan hoy a altura de la experiencia —en el sentido profundo que ello significa. Nadie se toma muy en serio el peso de las palabras porque su significado ha sido vaciado de la narrativa individual y colectiva que las mantenía hinchadas de sentido.

Asumir lo efímero de la existencia, de Viktor Frankl (Herder).
Asumir lo efímero de la existencia, de Viktor Frankl (Herder).

Por ello, muchos parecen vivir sin acumular experiencia, porque la experiencia implica poner la propia consciencia hacia lo que está fuera. Pero hacerlo no es solo un ejercicio de percepción o de representación de lo externo, sino un compromiso con el ex-terior. De hecho, la raíz de la palabra «experiencia» está en el arrojo de intentar, arriesgar o probar (per) por parte del agente (entia), o sea, del hombre o la mujer que tiene la voluntad de aventurarse a seguir viviendo —a pesar de los riesgos de la enfermedad, soledad, incertidumbre y sufrimiento que todo curso vital trae consigo—.

Como dictó Viktor Frankl en una de sus conferencias de madurez (Asumir lo efímero de la existencia, publicada por Herder Editorial en 2022), «paradójica e irónicamente, sin embargo, la persona que ha encontrado un sentido no solo es feliz, sino que al mismo tiempo tiene una extraordinaria capacidad de sufrimiento».

Pensándolo como un imperativo existencial, «tener experiencia» significa afirmar la vida con amor fati (como diría Nietzsche). Esto quiere decir que, ante una fatalidad que vacíe de significado nuestra existencia, el reto consistiría en volver a encontrarle el sentido por medio de un ejercicio de resiliencia, suturando con un nuevo sentido las heridas del pasado.

Escribe Frankl que incluso en una «coyuntura de un destino ineludiblemente trágico es posible encontrar sentido, atestiguando así la capacidad que el ser humano tiene de transformar una tragedia personal en un triunfo, de crear un logro de un sufrimiento». Así, el construir experiencias con «sentido» significa rebelarnos ante el carácter efímero de lo cotidiano.

De este modo, Frankl cree que, si no existiera la muerte, si la naturaleza de finitud no acechara los límites de nuestra consciencia, quizá nos veríamos encerrados en la cárcel de la repetición y del hastío. Nos veríamos atrapados en un presente eterno en el cual podríamos tanto tomar decisiones y acciones rápidas como también aplazarlas eternamente porque sería lo mismo actuar dentro de unos días o unos años.

Construir experiencias con «sentido» significa rebelarnos ante el carácter efímero de lo cotidiano

El tiempo, la existencia

En este presente eterno, nuestros planes perderían el sentido de «ser planes», ya que la idea de «proyecto» está ligada a la consideración del futuro, pero de un futuro limitado, un futuro ante el cual se tiene que tomar acción desde el presente. Y es que la palabra proyecto tiene su raíz en el latín proiectus, que nace del verbo proicere. Etimológicamente, tener un proyecto significa ir hacia delante (pro-) lanzándose desde el presente (-iacere), es decir, lanzarse al futuro desde este instante en el cual asumimos un compromiso con lo que viene.

Solo podremos colorear con intensidad un mayor sentido a nuestros días así: considerando que tenemos un tiempo de vida concreto, un tiempo que termina, uno a partir del cual podemos —o no— moldear nuestra existencia de la mejor manera. Escribe Frankl al respecto:

«Únicamente ante la muerte, solamente bajo la presión de la finitud temporal de la existencia humana, puede tener sentido actuar. Y no solo actuar, sino también vivir. Y no solo vivir, sino también amar y también cualquier cosa que se nos imponga soportar y sufrir valerosamente».

Pero, como dije al inicio, muy pocos caminan a la altura de lo que significa consagrar la vida a experiencias profundas. Pocos sienten la vocación de merecer una existencia iluminada por un sentido sustancial (y mucho menos en un siglo en el cual la inmediatez y el nihilismo marcan el destino de la humanidad). Pareciera que ya no hay tiempo suficiente para detenerse en sentimentalismos, pero sí para cuantificar los afectos o para usar y desechar rápidamente objetos, relaciones y personas sin el menor reparo de haberse vinculado a ellos más allá del sinsentido.

Saborear las mieles de la experiencia exige —tal como conseguir el hechizante sabor y aroma de un buen vino tomarse muy en serio el tiempo, demorarse en el empeño de florecer, comprometerse con extraer del tiempo el mejor sentido. Frankl pensó también en ello a partir de una hipótesis radical, pensó en una máxima que nos pusiera al límite, que nos hiciera virar el timón de nuestras vidas hacia una narrativa más consciente, más reflexiva de lo que estamos haciendo. A salir del automatismo existencial y de la falta de ética y responsabilidad, con la cual transitamos nuestros días, para así explotar el mayor o mejor sentido posible en cada situación:

«Vive como si vivieras por segunda vez y como si la primera vez lo hubieras hecho tan mal como estás a punto de hacerlo ahora […] ¿Qué formidable y potente llamamiento supone esto, exhortar a que nos esmeremos por sacar de la situación que sea el mejor sentido posible, a que intentemos hacer realidad la posibilidad de sentido desde el espíritu de la responsabilidad? Y eso quiere decir, entre otras cosas, dar un volantazo incluso en el último momento en vista del peligro de hacer algo tan mal que un día podríamos lamentar… pero no enmendar nunca».

Pareciera que ya no hay tiempo suficiente para detenerse en sentimentalismos, pero sí para cuantificar los afectos o para usar y desechar rápidamente objetos, relaciones y personas sin el menor reparo de haberse vinculado a ellos más allá del sinsentido

Sin embargo, como en el siglo de Frankl, hoy, a pesar de la amenaza de la finitud, nos hemos degradado a vivir al día, a un hedonismo facilón impuesto por la banalidad de la inmediatez, por el consumo de objetos, de cientos de mensajes, imágenes y estímulos que bombardean y agotan nuestra consciencia. Estamos construyendo una patria en la in-ex-periencia, en la privación de adquirir pericia, de probar o arriesgarse con lo ex-terno, con eso que sí implica un verdadero reto y no es una meta inmediata: la de salirse del propio yo, volarle los sesos al narcisismo para comprometerse con lo otro, con los otros.

Yo sigo creyendo que se le puede arrancar un profundo sentido a la acción de amar, pero no solo en el ejercicio individual de amar lo que hacemos, o de amar la vocación con la que trazamos una carrera profesional exitosa, sino también en esa experiencia desinteresada de fusionarse con el otro, o con los otros a quienes amamos; esto significa, como escribiría Frankl, «vivenciando algo o vivenciando a alguien. Y vivenciar a alguien en esa condición única e irrepetible significa amar a esa persona».

Otros artículos que te pueden interesar

12 respuestas

  1. Avatar de Julieta Lomelí
    Julieta Lomelí

    Muchas gracias por sus comentarios. Me animan mucho a seguir escribiendo.

    1. Avatar de Rodrigo quintero
      Rodrigo quintero

      Bien Julieta. Las grandes personas (en el amor a los demás, lo único en lo que se es grande realmente) lo han sido por la conciencia existencial de la transitoriedad. Los «lúcidos» los llama Castoriadis.
      Borges tiene un cuento igualito.

      1. Avatar de Julieta Lomelí
        Julieta Lomelí

        Querido Rodrigo, estoy de acuerdo, el cáritas es algo enorme; gracias por tu lectura y comentario! Me encanta Borges y Castoriadis.

  2. Avatar de Francisco
    Francisco

    Como un gran psicólogo de lo efímero tiene su concordancia con el poeta de lo efímero: Antonio Machado. La poesía de este andaluz y la logoterapia de Víktor ha hecho recordarme y refrescarme las lecciones de la experiencia de la vida. Buen artículo para hoy día que todo lo que ocurre es por matar al Tiempo .

  3. Avatar de Gabriela Zamboni
    Gabriela Zamboni

    Hermosa reflexión. Tan necesaria. Un legado que los padres deberíamos dejar a nuestros hijos…

  4. Avatar de Graciela
    Graciela

    Sencillamente excelente!!!

  5. Avatar de Javier Tapia Silva
    Javier Tapia Silva

    Gracias mil por retomar a este autor. Un hombre que vivio la infamia de lo peor que puede hacer el ser humano, y sin embargo no se hundio por la experiencia sino la transformo en un libro vital para el resto de la humanidad. ( No hagas caso de las criticas, pues no merecen ni gastar el tiempo con ellas: aguila no caza moscas)

  6. Avatar de David Arturo
    David Arturo

    Gracias, que linda. 😃
    Muy interesante.

  7. Avatar de Jaurés Caddeo Bonilla
    Jaurés Caddeo Bonilla

    Gracias Julieta, revivir y patrocinar el pensamiento y la obra de Frankl es de tremenda, vital importancia en los tiempos que corren. Comprender la finitud y el sentido de la existencia, el vivir en el «aquí y ahora» para experienciar con nosotros y los otros, generando los caminos del futuro que queremos trazarnos, nos permitiría crecer como individuos y comunidad, hacia un desarrollo armónico y sostenible.

  8. Avatar de Oscar
  9. Avatar de Oscar
  10. Avatar de Jorge
    Jorge

    Gracias Julieta. Por fin entendí con tu. «fácil narrativa» la doctrina de la logo de VF. Si el inmediatismo era algo serio en la postguerra, hoy es catastrófico. Por suerte hay muchos/as con capacidad para mirar el horizonte aún enfrascado en la más atrapante pantalla o manejando en medio del tráfico. Puede q el inmediatismo en algún momento sea tedioso ?

Deja un comentario