Suscríbete

F+ Libertad de expresión, ¿está en crisis?

¿Vivimos en una época de cancelación constante? ¿Ya no se puede decir nada? ¿Son ciertos los rumores gritados de que vivimos en una dictadura de lo políticamente correcto? ¿O es esta la visión de un sector conservador que se resiste a perder sus privilegios y chilla cuando se los señalan? Todas estas preguntas se condensan en el debate en torno a lo «woke», un movimiento nacido en Estados Unidos.

2 comentarios

«Woke» significa despierto en inglés. Lo «woke» es un término difuso reclamado por ambos lados del espectro político, pero sin un significado claro. Diseño realizado a partir del fondo de FreePik (licencia CC) y la imagen de Marcia L. FUdge (licencia Wikimedia Commons).

«Woke» significa despierto en inglés. Lo «woke» es un término difuso reclamado por ambos lados del espectro político, pero sin un significado claro. Diseño realizado a partir del fondo de FreePik (licencia CC) y la imagen de Marcia L. FUdge (licencia Wikimedia Commons).

2 comentarios

Pensemos: en los últimos tiempos, ¿escogemos con demasiado cuidado nuestras palabras antes de expresar una opinión? ¿Nos inquieta ofender sin pretenderlo la susceptibilidad de los demás? Es verdad que todos deberíamos tomarnos un minuto y reflexionar antes de publicar algo en las redes sociales o de enviar un meme sin más trámite que un clic. Pero ¿la piel se nos está volviendo cada vez más fina? ¿Será que la «corrección política» se ha transformado en otra cosa?

El fenómeno woke, que surge en Estados Unidos, se utiliza como cajón de sastre para cualquier cosa, tanto por parte del lado progresista como del conservador. Lo están haciendo los republicanos en campaña —en particular, Donald Trump— para ir en contra de la enseñanza en las escuelas de temas como el racismo o la transición de género e incluso contra libros y bibliotecas que consideran inapropiados. El movimiento ha llegado también a Europa y se ha convertido en tema de discusión filosófica en países como Francia, donde su llegada empieza a preocupar.

El fenómeno woke nace en Estados Unidos y está empezando a desembarcar en Europa. En países como Francia, ya se discute este movimiento y sus consecuencias

¿Qué es y cómo surge?

Empecemos por el principio. Woke es la conjugación del pasado simple del verbo to wake, que en español significa «despertar», «estar alerta». Con la facilidad que tiene el inglés de adjetivar verbos, en 2017, el Oxford English Dictionary agregó una nueva acepción del término definiéndolo así: «Estar consciente de temas sociales y políticos, en especial el racismo».

El woke o wokismo (como también se le conoce) nació en Estados Unidos, decíamos, como un genuino movimiento reivindicativo dentro de la comunidad afroamericana con el objetivo de crear conciencia en torno a la segregación por el color de piel, las desigualdades socioeconómicas, la falta de acceso a la educación y, sobre todo, para enaltecer las obras, los personajes y los logros de dicha comunidad.

Estudiosos del tema, como el periodista cultural Elijah C. Watson, afirman que la palabra ya formaba parte de la lengua vernácula desde la década de los sesenta y fue utilizada por primera vez por el escritor afroamericano William Melvin Kelley en su ensayo If you’re woke, you dig it.

Publicado en el New York Times en mayo de 1962, el artículo se refería a cómo la jerga negra (black slang) se inventaba y reinventaba a modo de revancha contra la apropiación que habían hecho de ella los blancos. No olvidemos que, en la historia de Estados Unidos, aquella década fue violenta y decisiva en materia de derechos civiles y en la visibilización del llamado Black Power. Kelley fue un escritor fuertemente comprometido con una nueva estética afroamericana de cara a estas políticas.

Disfruta de nuestros contenidos al 100%.
No te quedes con las ganas de ver, leer y escuchar…

Filosofía&Co.A partir de 1,21€ al mes


Otros artículos que te pueden interesar

2 respuestas

  1. Avatar de Esther Requena Ayuso -profe-
    Esther Requena Ayuso -profe-

    Una vez más, Laura, no nos has decepcionado. Con este artículo trasladas en palabras escritas lo que muchos pensamos y nos cuestionamos: «No todo vale, no todo es respetable» . No confundamos derecho de expresión y libertad con falta de respeto. En nuestros días, lo que importa es el impacto que provoque la opinión y no la verificación que deberíamos exigir. Qué tristeza.

    1. Avatar de lamartinez_mx
      lamartinez_mx

      Gracias por su comentario, Esther. Es una triste realidad que todavía no sabemos cómo enfrentar. El «estás conmigo o estás en mi contra» no debe prevalecer. Un abrazo.

Deja un comentario

NO HAY TIEMPO QUE PERDER
GUÍA ESENCIAL
Autora: Irene Gómez-Olano