Suscríbete
La portada muestra una mano introduciendo una papeleta en una urna, como en unas elecciones democráticas. Bajo la imagen, el título del dosier: "DEMOCRACIAS. Grietas y rutas de una idea irrenunciable, por Carmen Madorrán". El fondo es de un azul verdoso, de textura como si fuera una moqueta. La "urna" es una construcción de tablas de colores azul oscuro, amarillo y rojo. Hay personas a su alrededor, entre las tablas y empujando las tablas, construyendo la urna y caminando sobre ella. La mano que introduce la papeleta es de color negro, con una manga blanca.

·

NÚMERO 9

Dosier

Democracias

Grietas y rutas de una idea irrenunciable

F+ Filosofía para acompañar la soledad

4 comentarios

«En la soledad donde el yo se encuentra consigo mismo y ha de tener el valor para preguntarse por la validez de sus convicciones. En la ausencia de ruido», escribe Carlos Javier González Serrano. Imagen de 95C en Pixabay.

«En la soledad donde el yo se encuentra consigo mismo y ha de tener el valor para preguntarse por la validez de sus convicciones. En la ausencia de ruido», escribe Carlos Javier González Serrano. Imagen de 95C en Pixabay.

4 comentarios

Soledad y filosofía han estado siempre unidas. Los grandes pensadores invitaron desde antiguo a retirarse del mundo para poder pensar con claridad y, solo después, salir a él para poder apreciarlo y actuar con plena conciencia. Además, la soledad nos enfrenta, como pocas experiencias, al conocimiento de uno mismo.

Por Carlos Javier González Serrano

El antiguo dictum del oráculo de Delfos abogaba por el autoconocimiento. «Conócete a ti mismo» fue, además, la clave del pensamiento de uno de los filósofos más sociables de la Grecia clásica, Sócrates. Sin embargo —como observamos, por ejemplo, al inicio de El banquete de Platón—, el mismo Sócrates experimentó numerosos momentos de arrobamiento interior en la más absoluta soledad en los que parecía acceder a estratos desconocidos de la Verdad que, en compañía de otros, no se podrían dar. Es en esa soledad —a veces buscada, a veces casual— donde el yo se encuentra consigo mismo y ha de tener el valor para preguntarse por la validez de sus convicciones. En la ausencia de ruido.

Rousseau: un ser sociable solo en la tierra

Las ensoñaciones del paseante solitario, de Rousseau (Losada).
Las ensoñaciones del paseante solitario, de Rousseau (Losada).

Uno de los grandes clásicos irrenunciables que tratan de la soledad, con una altura literaria única, es Las ensoñaciones del paseante solitario, de Jean-Jacques Rousseau, texto publicado de manera póstuma y que puede catalogarse como su último legado, casi como un testamento filosófico. Rousseau se consideró a sí mismo como un ser sociable, gustoso de relacionarse con sus semejantes, pero, por distintas razones, se vio (y sintió) proscrito por una sociedad que parecía no entenderle: «Heme aquí pues, solo en la tierra, sin más hermano, prójimo, amigo ni compañía que yo mismo». Este conflicto con el afuera hizo que se refugiara en un adentro en el que siempre encontró plurales vías para desarrollar su pensamiento sin la participación de los otros. Y se preguntaba: «Pero yo, desligado de ellos y de todo, ¿qué soy yo? He aquí lo que me queda por averiguar». El género no era nuevo para Rousseau, que ya había escrito sus voluminosas Confesiones.

Disfruta de nuestros contenidos al 100%.
No te quedes con las ganas de ver, leer y escuchar…

Filosofía&Co.A partir de 1,21€ al mes


Otros artículos que te pueden interesar

4 respuestas

  1. Avatar de Aguila solitaria
    Aguila solitaria

    Hola de nuevo Amigas y Amigos, pues es de agradecer este recopilatorio de solitarios jaja, y siendo aguila solitaria puedo dar fe con propiedad a este fabuloso post. Estoy plenamente de acuerdo en que esa soledad BUSCADA, incrementa nuestras posibilidades de crecimiento intelectual y espiritual inmensamente, pero es importante también fomentar el rumor de la colmena como bien decía Santiago Ramon y Cajal. Yo llevo 17 años viviendo solo en la montaña, pero a la vez soy el ser más sociable y amigable, puede parecer contradictorio pero es un hecho. Incluso considero un deber prioritario compartir con los demas, sea amor, sea amistad, sea CONOCIMIENTO, solo así se puede alcanzar la máxima plenitud y felicidad. Bueno, un placer leer vuestro blog, y si ZARATUSTA Y WALDEN fueron alentadores libros que me proporcionaron ilusión y audacia a la hora de romper amarras en Puerto Madrid donde vivía, y comenzar a navegar siendo ante todo MI CAPITAN jaja. Y en mi soledad buscare refugio, dejándome llevar entre sus aguas. cita de mis inicios allá por el 2002

  2. Avatar de Juan Soltero C.
    Juan Soltero C.

    …y que hay acerca de la soledad del autismo??? Y de la esquizofrenia…que también PIENSAN Y CUENTA??? (Es interesante para éste grupo)…

  3. Avatar de Sapoconcho
    Sapoconcho

    Excelente recopilación. La soledad siempre me ha parecido un universo increíble aunque difícil de explorar. Creo que la clave es que cada uno de nosotros encuentre su grado de soledad necesaria. Quizás unos necesitemos más que otros, pero dudo de la soledad llevaba al extremo, a fin de cuentas, somos animales sociales y solo en sociedad somos capaces de avanzar.

  4. Avatar de Humberto R. Méndez B.
    Humberto R. Méndez B.

    No creo que a nadie le guste la soledad, ya que tóxica, alienante y nociva. El filósofo buscar estar sólo, para luego dar a la luz sus reflexiones.

Deja un comentario