Suscríbete
La portada muestra una mano introduciendo una papeleta en una urna, como en unas elecciones democráticas. Bajo la imagen, el título del dosier: "DEMOCRACIAS. Grietas y rutas de una idea irrenunciable, por Carmen Madorrán". El fondo es de un azul verdoso, de textura como si fuera una moqueta. La "urna" es una construcción de tablas de colores azul oscuro, amarillo y rojo. Hay personas a su alrededor, entre las tablas y empujando las tablas, construyendo la urna y caminando sobre ella. La mano que introduce la papeleta es de color negro, con una manga blanca.

·

NÚMERO 9

Dosier

Democracias

Grietas y rutas de una idea irrenunciable

Dosier — La culpa

F+ ¿De dónde viene la culpa?

La culpa es esa emoción profunda que anida en el alma y que se manifiesta como un eco persistente de nuestras acciones y decisiones. En su laberinto intrincado, con la culpa nos enfrentamos a nuestra vulnerabilidad y nuestra moralidad. No es solo un reflejo de errores pasados, sino también un catalizador de transformación personal. La filosofía, al abordar la culpa, nos puede ayudar a comprender de dónde viene, cómo circula y en qué nos convierte.

0 comentarios

La culpa nos hace sentir solos ante el irremediable paso del tiempo. Nos hace martirizarnos por no poder cambiar un pasado que nos martillea en forma de tormento. Diseño realizado a partir la imagen realizada por DALL-E3 (del 29/05/24).

La culpa nos hace sentir solos ante el irremediable paso del tiempo. Nos hace martirizarnos por no poder cambiar un pasado que nos martillea en forma de tormento. Diseño realizado a partir la imagen realizada por DALL-E3 (del 29/05/24).

0 comentarios

Una incompatibilidad para empezar: el estoicismo

Culpa hay en todas partes y todo el tiempo. Quizás por ello, Cicerón aseguraba que no hay mayor descanso en esta vida que vivir libre de culpa. El filósofo romano parecía estar expresando un deseo: «Ojalá pudiéramos vivir sin culpa, encontrar un momento en nuestras vidas en el que la culpa no esté presente». En realidad, Cicerón puso de relieve algo más profundo: hasta qué punto la vida y la culpa se excluyen mutuamente o, mejor aún, ¿y si no se vive ahí donde hay culpa?

Esta incompatibilidad no es extraña para un estoico. Próxima al lenguaje de las pasiones, la culpa nos perturba de tres formas muy distintas: exige soportar una carga, nos obliga a hacer cosas que no podemos dejar de hacer y nos sitúa ante la irreversibilidad de lo que ya está hecho.

Disfruta de nuestros contenidos al 100%.
No te quedes con las ganas de ver, leer y escuchar…

Filosofía&Co.A partir de 1,21€ al mes