Suscríbete
La portada muestra una mano introduciendo una papeleta en una urna, como en unas elecciones democráticas. Bajo la imagen, el título del dosier: "DEMOCRACIAS. Grietas y rutas de una idea irrenunciable, por Carmen Madorrán". El fondo es de un azul verdoso, de textura como si fuera una moqueta. La "urna" es una construcción de tablas de colores azul oscuro, amarillo y rojo. Hay personas a su alrededor, entre las tablas y empujando las tablas, construyendo la urna y caminando sobre ella. La mano que introduce la papeleta es de color negro, con una manga blanca.

·

NÚMERO 9

Dosier

Democracias

Grietas y rutas de una idea irrenunciable

F+ Simone Weil: filosofía entre la mística y la política

Simone Weil, conocida como «la Virgen roja», es la conjunción perfecta entre mística y militancia política. El resto, su pensamiento filosófico, es únicamente la consecuencia lógica de estas dos premisas de vida. Albert Camus, quien se encargó de publicar sus escritos póstumos en la colección de Gallimard que llamó Espoir, la describió como «el único gran espíritu de nuestro tiempo». Para él, Weil era una de las pocas capaces de mostrar la cura al nihilismo en el que estaba —y está— inmersa nuestra sociedad.

1 comentario

Simone Weil conectada al sol, trascendiendo a través de su vertiente mística, tejiendo nuevas raíces, avanzando libre y sin ataduras por su red. Las raíces de las que habla Weil son mucho más sólidas que una tela que se rasga con facilidad y que tirando de un hilo puedes desajustar todo... © Ana Yael

Simone Weil conectada al sol, trascendiendo a través de su vertiente mística, tejiendo nuevas raíces, avanzando libre y sin ataduras por su red. Las raíces de las que habla Weil son mucho más sólidas que una tela que se rasga con facilidad y que tirando de un hilo puedes desajustar todo... © Ana Yael

1 comentario

1909, el año en que París, la ciudad de la luz, mostró al mundo el Manifiesto futurista de Marinetti, Simone Weil abría los ojos por primera vez en el seno de una familia burguesa agnóstica de origen judío. Sin ser aún conscientes, aquel texto sembraría una de las muchas semillas del fascismo que tanto acongojó y marcó la vida de Simone Weil hasta su fallecimiento, en 1943. Rafael Narbona, en su libro Peregrinos del absoluto (2020), cuenta la anécdota de que, con solo 5 años de edad, durante la Gran Guerra, «Simone decide privarse del azúcar para compartir las penalidades de los soldados de las trincheras. Su estricto sentido ético ya ha comenzado a despuntar, exigiendo compromisos».

Volcada en el mundo desde que nació

Su educación fue francamente impecable. Estudió en los mejores centros públicos: primero, como alumna del filósofo Alain en el Liceo Henri IV, por donde pasaron desde Sartre o Foucault hasta Macron, y después, en la Escuela Normal Superior (ENS) de París, una de las Grandes Écoles, las instituciones de enseñanza superior más prestigiosas y exclusivas del país por su difícil acceso.

Disfruta de nuestros contenidos al 100%.
No te quedes con las ganas de ver, leer y escuchar…

Filosofía&Co.A partir de 1,21€ al mes


Otros artículos que te pueden interesar

Una respuesta

  1. Avatar de Yolanda Casbas
    Yolanda Casbas

    Gracias

Deja un comentario